BAÑADORA DE CHOCOLATE / RECUBRIDORA

Son bañadoras ideales para la pequeña y mediana industria del chocolate.
La solución integral para el bañado de alfajores, bombones, galletitas, cubanitos y toda mercadería susceptible de ser bañada con chocolate.

Descripción

RECUBRIDORA – BAÑADORA DE CHOCOLATE
Características principales

El recipiente para donde se derrite el chocolate tiene una capacidad de 40 litros y se construye en acero inoxidable. El mismo posee doble fondo para contención del agua de baño María, la cual es calentada por medio de calefactores a resistencia eléctrica, blindados, de fácil acceso desde el exterior para su fácil control. El suministro de corriente a los mismos se efectúa por medio de un control electrónico.

Está construida sobre un cuerpo principal sumamente robusto, revestido en paneles de acero inoxidable, para proteger a la maquina en su traslado y facilitar su limpieza. Además, está diseñada ergonómicamente, previendo una altura de trabajo cómoda para el operario.

La temperatura del agua es registrada por un termómetro sumergido en el baño maría, control ubicado en el tablero de comando.

El mecanismo de elevación del chocolate consiste en una noria o bomba totalmente sanitaria (que puede ser a tornillo o de paletas, según las preferencias del cliente). Dicha bomba eleva el chocolate desde el recipiente de derretimiento hacia el vertedor, el cual posee dos aberturas, regulables manualmente, a fin de controlar el espesor de la cortina de chocolate, asegurando a su vez una doble acción del bañado con lo que se logra la mayor perfección en la operación.

Inicialmente una cinta transportadora de malla metálica, es la encargada de transportar las piezas del producto que se desean bañar, a través de los sucesivos procesos. Durante la operación, también se baña la parte inferior de las piezas, dado que se gradúa el nivel de chocolate en la cubeta de bañado por medio de una palanca.

El espesor de la película de chocolate adherida a la pieza se regula mediante una boquilla de soplado, alimentada por un ventilador centrífugo que barre el chocolate remanente y permite un mejor acabado a la pieza. La intensidad del soplado se gradúa abriendo o cerrando la toma de aire, que envía el aire caliente directamente sobre el producto.

Durante la operación puede además ser utilizada con temperatura en el interior de la cabina de bañado a través del encendido de resistencias calefactoras que atemperaran el entorno de la pieza. Dicha cabina de bañado es fácilmente desmontable ya que consiste en una cúpula acrílica transparente, que permite observar el desarrollo del proceso, y permite mantener uniforme la temperatura de trabajo.

A la salida el producto es cargado sobre una cinta transportadora de uretano de muy buenas prestaciones higiénicas y mecánicas, con larga vida útil, ya que este material que no acusa marcadas deformaciones en el tiempo.